HISTORIA

Inaugurado el 12 de octubre de 1941, con la anuencia del Arzobispo Primado de México, Mons. Luis María Martínez, así como al interés que tuvieron Mons. Feliciano Cortés y Mora, Vigésimo Abad y el Cabildo en turno, surgió como un espacio para dar conocer al público las obras pertenecientes al Tesoro artístico de la Basílica de Guadalupe. Muchas de las piezas que se incorporaron al mismo formaron parte de lo que fue el Museo Mariano de Guadalupe de Ángel Vivanco Esteves, un ferviente laico Guadalupano que, hacia 1895, propuso fundar una institución donde se conservara la memoria artística en torno a la Virgen del Tepeyac, mientras que otras piezas eran parte del legado que acumuló por varios siglos el Santuario Guadalupano.

En un principio, el museo ocupó únicamente cuatro salas a las que se accedía por la escalera monumental de la sacristía de la Antigua Basílica y que eran parte del edificio que se había construido hacia 1931, como oficinas de la misma, compartiendo presencia vecinal con la Biblioteca y la Sala Capitular.

Su primer director fue el Sr. Alfonso Marcué Gonzalez, quien permaneció en el cargo desde el día de la inauguración, hasta principios del año 1970, y conformó la primera exhibición de la colección, que respondió a las formas de un gabinete de curiosidades.

En 1971, bajo la gestión del Abad Guillermo Schulenburg, el Mtro. Jorge Guadarrama Guevara asumió la dirección del museo, y reorganizó el contenido, cambiando el nombre de Tesoro artístico de la Basílica de Guadalupe por el de Museo Guadalupano, que un año después fue sustituido por el de Museo de la Basílica de Guadalupe, el cual se conserva hasta nuestros días.

Con la construcción de la nueva Basílica de Guadalupe, en 1976, el museo cerró sus puertas durante cinco años, período que se aprovechó para concluir el inventario, realizar la restauración de algunas obras y adecuar los espacios que originalmente eran parte de los anexos administrativos y litúrgicos de la Basílica Antigua (la sacristía, la sala capitular, la biblioteca, el salón de obispos, el patio de veladoras y la colecturía). Actualmente, abre sus puertas para recibir en sus 16 salas, un promedio de 14,000 visitantes cada mes.

A partir de finales de junio del año 2011, el Museo de la Basílica de Guadalupe se encuentra en una nueva etapa, a cargo de un equipo especializado en museología, humanidades, historia del arte y conservación que el Rector, Mons. Enrique Glennie Graue, ha conformado en aras de promover la transformación y relectura del importante acervo que resguarda, Se espera que con ello el museo logre incidir en la vivencia del visitante de una forma tal que la experiencia museal no solamente le proporcione conocimientos, sino que lo motive a la transformación y al enriquecimiento de sus actitudes y pensamientos.


DESTACADAS EXPOSICIONES


A partir del año 1981 y hasta 1999, el museo comenzó un período de exitosas exposiciones: La Virgen de Guadalupe en el arte, Grabados europeos del Museo de San Carlos, Fotografías de Héctor García e Imaginería popular a cuyo cierre de esta última vino un receso, debido a los trabajos de remodelación de la Antigua Basílica. Dichas experiencias fueron la base para una serie de destacadas exhibiciones que tomaron auge a partir de 2001, de las cuales se realizaron catálogos que son altamente apreciados por los interesados en el arte virreinal y sacro: El Divino Pintor (2001-2002), Zodiaco Mariano (2004), Un Privilegio sagrado (2005-2006), Pasión y Fe ( 2006), Guadalupe, arte y liturgia (2006-2007), El Caballero Andante (2007-2008), Tres siglos en el Tepeyac (2009-2010), Héroes Anónimos (2010)y Madre de la Patria (2010-2011). En fechas recientes, otras exposiciones temporales que se han montado son: Cultura, arte, historia y fe. 70 años del Museo de la Basílica de Guadalupe (2011), Paisaje: Naturaleza Descubierta (2012) y La fe mueve montañas, del cerro de la Estrella al cerro del Tepeyac (2012).